Nuestra prioridad — Nuestros clientes y huéspedes: Actualización sobre la COVID-19 y política de cancelación

23 de agosto de 2021 | Lectura: 4 minutos

Una escapada romántica a Hawái

La Isla Grande, Hawái para parejas

La isla más joven y más grande de la cadena hawaiana, la Isla Grande es casi tres veces del tamaño de la de Long Island en Nueva York, con amplio espacio para aventuras al sol para dos. Debido en parte a la variada elevación entre los cinco volcanes de la isla, la Gran Isla abarca casi todas las zonas climáticas del mundo. Remoto y accidentado, su terreno es tan variado como las oportunidades para explorarlo. Desde valles azotados por el viento hasta cascadas en la selva, resplandecientes lagos de lava y cielos estrellados, la Isla Grande ofrece el refugio perfecto para que las parejas pasen tiempo juntas y lejos de todo.

Aquí está su itinerario hawaiano para descubrir los aspectos más destacados de la isla.

DÍA 1: PLAYAS KONA

Comience su experiencia con tiempo de playa para dos. A pocos kilómetros al norte del Aeropuerto Internacional de Kona se encuentra el Parque Estatal de Kekaha Kai, una colección de playas aisladas y algunos de los tramos más pintorescos de la isla de arena blanca.

Según va siguiendo el camino accidentado a través de un río de lava depositado por el volcán adyacente Hualālai a principios del siglo XIX, encontrará un tramo sombreado y arbolado en la playa de Mahai ula. También puede dirigirse por el sendero de kilómetro y medio de largo (parte del antiguo tramo del Ala Kahakai o Camino del Rey) a través de un desierto de lava a la playa de Makalawena. Este último se ha convertido en un lugar favorito por sus aguas cristalinas, playas desiertas y ambiente relajado.

Para más aventuras en la playa, diríjase a la zona de recreo Hāpuna Beach State, el lugar con la playa de arena más larga de la isla. Mientras que la mayor parte de la costa es una mezcla de roca y lava, Hāpuna cuenta con un tramo ininterrumpido (casi un kilómetro) de arena y aguas en las que nadar. Se puede pasear o nadar hasta el extremo sur de una romántica y aislada miniplaya, accesible en marea baja cuando el agua está en calma.

Cuando esté listo para explorar más, conduzca hacia el norte a través de la encantadora ciudad de Hawi hasta el mirador de Pololū Valley para disfrutar de las vistas al atardecer. Si lloviese ese día, podría ver cascadas plateadas cayendo por las laderas del valle frente al mar.

Termine el día con unos cócteles y una increíble vista del atardecer del océano en el Lava Lava Beach Club. Desde su base de operaciones en el Marriott’s Waikoloa Ocean Club, solo hay un corto paseo por la playa de Anaeho a Omalu, que es popular entre los windsurfistas y cuenta con estanques de pesca históricos.

DÍA 2: PARQUE NACIONAL DE LOS VOLCANES DE HAWÁI

El mayor atractivo de la isla merece un día completo, especialmente si su visita coincide con una de las frecuentes erupciones de Kīlauea. Este volcán es uno de los más activos del mundo, así que asegúrese de mirar por adelantado la actividad volcánica.

Prepare un pícnic campestre y salga por "Saddle Road" (State Route 200, Daniel Inouye Highway), que sigue el paisaje lunar de altas colinas entre los volcanes sagrados de Mauna Loa y Mauna Kea. Desvíese hacia el norte a lo largo de la costa de Hāmākaua para ver las Cataratas Akaka, con una asombrosa caída de 442 pies sobre un boscoso desfiladero.

En el Parque Nacional de los Volcanes de Hawái puede visitar lugares populares como Ha Akulamanu (sendero de Sulphur Banks), donde las pasarelas navegan por un campo lleno de vapor volcánico como de otro mundo, y Nāhuku (Thurston Lava Tube), un túnel tallado por lava líquida hace 500 años. Organice su pícnic para dos personas con vistas al borde del cráter Halema'uma'u cerca del centro de visitantes. Luego, si le apetece darse una caminata de dos a tres horas, diríjase al sendero Kilauea Iki a través de la selva autóctona hasta el lecho de un antiguo lago de lava.

Complete su aventura con un paseo por Chain of Craters Road, pasando por las antiguas erupciones en su camino hacia el mar. Si aún es de día, siga el sendero de un kilómetro de largo en la parte inferior de la carretera a los petroglifos de Pu'u Loa, un sitio que contiene unos 23 000 grabados y marcas en las rocas, la colección más extensa que sobrevive en Hawái.

Para una buena comida, dese una vuelta por el Café 'Ōhelo en Volcano Village, a poca distancia de las puertas del parque. El restaurante toma su nombre de las bayas autóctonas que forman parte del menú. Para probar el sabor único a arándano hawaiano, pida la ensalada de la casa con cítricos balsámicos de bayas de 'Ōhelo o la chuleta de cerdo glaseada con salsa agridulce de bayas de 'Ōhelo.

DÍA 3: CAFÉ, PLAYAS DE ARENA NEGRA, HILO TOWN Y LAS ESTRELLAS

Reserve tiempo para probar uno de los productos más famosos de la Isla Grande: el café. Si se dirige al sur por la costa de Kona al país del café, sabrá que ha llegado cuando el paisaje se transforme de desierto de lava a selva verde.

Hay muchas opciones para degustaciones y excursiones, como las históricas granjas Greenwell o la granja biodinámica en Buddha’s Cup. Tras la dosis de cafeína, puede seguir la exuberante costa más allá de Ka Lae, el punto más meridional de los Estados Unidos, hasta la playa de arena negra de Punalu'u. Aquí es donde las honu, las tortugas marinas verdes de Hawái, normalmente disfrutan de la arena tibia.

Desde este punto, puede dirigirse más lejos hacia Hilo Town para pasar el día de compras en su pintoresco centro. No se pierda Two Ladies Kitchen, cuyo famoso mochi casero normalmente se agota, o The Locavore Store, con comida fresca de granja y regalos de todas las partes de la isla. Tras una cena romántica con vistas al centro de la ciudad y al océano en Hilo Bay Café, regrese a la zona Kona a través de la Saddle Road.

La noche aún es joven y las estrellas casi siempre se dejan ver. Las altas elevaciones de la isla suelen dar lugar a noches secas y claras, por lo que es uno de los puntos de interés del mundo para disfrutar de la astronomía. Pare en la estación de visitantes de Mauna Kea, donde los estudiantes de astronomía de la Universidad de Hawái ocasionalmente realizan visitas nocturnas con punteros láser. Los aficionados y astrónomos en su tiempo libre a menudo apuntan con sus telescopios a galaxias lejanas o a los anillos de Saturno y les encanta compartir historias con los visitantes que tienen interés.

Debido a que Kīlauea transforma periódicamente el paisaje local, la Isla Grande es uno de los pocos lugares del planeta que se reinventa constantemente. La erupción de 2018 hizo que se convirtiera en la playa de arena negra más nueva del mundo. No hay dos visitas iguales y mucho por explorar, por lo que es fácil entender por qué tantas parejas regresan a la Isla Grande año tras año.

DÓNDE ALOJARSE

Alójese cerca de los lugares de visita obligada de la Isla Grande cuando reserve una estancia en el Marriott’s Waikoloa Ocean Club. Rodeado de impresionantes aguas azules, playas de arena blanca y una vegetación vibrante, el complejo hotelero es el lugar ideal para relajarse o descubrir la cultura y la historia de la isla más allá de las puertas de su villa.

CÓMO LLEGAR

Los propietarios por puntos y registrados pueden utilizar los puntos Vacation Club para reservar una variedad de planes disponibles en el Marriott’s Waikoloa Ocean Club o canjearlos por puntos Marriott Bonvoy® para garantizar una estancia en el Mauna Kea Beach Hotel. Para conocer la disponibilidad y reservar una estancia, visite el sitio web del propietario en marriottvacationclub.com.

Los propietarios por semanas pueden hacer una solicitud de intercambio para visitar el resort a través de Interval International®. Inicie sesión en IntervalWorld.com para realizar una solicitud de intercambio.